¿Quién puede acogerse a esta ley?

Podrán beneficiarse de esta Ley los descendientes de los sefardíes originarios que logren acreditar dos vínculos:

  1. Acreditación del origen sefardí
  2. Acreditación de la especial vinculación con España.

 

¿Cómo acreditamos ambos vínculos?

 

Lo primero que hay que destacar es que llevamos a cabo un estudio y una atención individualizada para cada caso. No existe una única forma de acreditar ambos vínculos. Es esencial, por tanto, analizar cada caso de forma personalizada. La Ley deja abierto un amplio abanico de posibilidades y nuestro equipo de expertos dará el asesoramiento más ajustado a sus condiciones.

De igual forma es necesario subrayar que la antedicha Ley sugiere una serie de certificaciones que pueden facilitar la acreditación de ambos vínculos (no son los únicos medios ni se necesitan obtener cada uno de ellos). Así, podemos destacar los siguientes:

A) Cómo acreditar el origen sefardí.

  1. Certificado expedido por el Presidente de la Comisión Permanente de la Federación de las Comunidades Judías en España

  2. Certificado expedido por el Presidente o cargo análogo de la Comunidad Judía de la zona de residencia o ciudad natal del interesado

  3. Certificado de la autoridad rabínica competente, reconocida legalmente en el país de la residencia habitual del solicitante

  4. Acreditación del uso del ladino o “haketía”

  5. Partida de nacimiento o la “ketubah”

  6. Informe motivado por entidad de competencia suficiente, que acredite la pertenencia de los apellidos al linaje sefardí

  7. Cualquier otra circunstancia que pudiera acreditar dicho orige

B) Cómo acreditar la especial vinculación con España:

a. Certificados de estudios de historia y cultura españolas expedidos por las instituciones oficiales o privados con reconocimiento oficial

b. Acreditación del idioma ladino o “haketía”

c. Inclusión en el listado de familias sefardíes protegidas por España, a que, en relación con Egipto y Grecia, hace referencia el Decreto-Ley de 29 de diciembre de 1948, o de aquellos otros que obtuvieron su naturalización por el Real Decreto de 20 de Diciembre de 1924

d. Parentesco de consanguinidad del solicitante con una persona de las mencionadas en el apartado anterior

e. Realización de actividades benéficas, culturales o económicas a favor de personas o instituciones españolas o en territorio español, así como aquellas que se desarrollen en apoyo de instituciones orientadas al estudio, conservación y difusión de la cultura sefardí

f. Cualquier otra circunstancia que acredite fehacientemente su especial vinculación con España

Como ya dijimos anteriormente será necesario un estudio personalizado de las condiciones de cada uno de los solicitantes. No dude en contactarnos para informarles y estudiar su caso sin ningún tipo de compromiso.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies