Nacionalidad española para sefardíes: ¿Ley española o portuguesa?

Nacionalidad española para sefardíes: ¿Ley española o portuguesa?

Dado que muchos de vosotros nos preguntáis qué ley es más beneficiosa- ¿la portuguesa o la española?- hoy las comparamos para que vosotros mismos decidáis cual os conviene más… Desde Nacionalidad Española para Sefardíes y nuestro equipo jurídico tramitamos ambas, así como la polaca (que otro día trataremos), por los que de forma sintética os presentamos sus características más notorias.

Lo primero que podemos decir antes de analizarlas es que NO existe una ley más benévola o que permita obtener la nacionalidad de forma más rápida o fácil que la otra. Simplemente, son diferentes y ambas presentan sus “pros” y “contras”. Dicho lo cual, pasamos en primer lugar a analizar sus semejanzas:

  1. Los destinatarios de tramitar la nacionalidad española o portuguesa son los mismos: los descendientes de los sefardíes originarios expulsados por los reyes católicos tras el edicto de Granada en 1492. Por tanto;
  2. Ambas nacionalidades exigen acreditar el origen sefardí.
  3. Ambas nacionalidades se otorga sin la necesidad de la exigencia de residencia legal previa.
  4. No se pierde la nacionalidad de origen
  5. Se solicitan documentos tales como antecedentes penales, acta de nacimiento etc…

Teniendo esto presente, encontramos, eso sí, diferencias notorias en el procedimiento entre las que destacamos:

  1. La Ley española 12/2015 exige acreditar un doble vínculo: la certificación del origen sefardí y una especial vinculación con España. La ley portuguesa sin embargo solo requiere acreditar el vínculo sefardí.
  2. ¿Quién puede acreditar ese vínculo de origen sefardí? La ley española es más permisiva en este apartado y permite a varias instituciones que lleven a cabo este procedimiento. La Federación Española de Comunidades Judías no es la única. También las autoridades rabínicas del país de residencia o país natal del solicitante, así como estudios genealógicos de entidades públicas o privadas, como universidades o investigadores contrastados, que puedan acreditar dicho vínculo. La gran diferencia con Portugal es que tan solo las Comunidades Rabínicas de Oporto y Lisboa pueden llevar a cabo dicha certificación, con, a priori, mayores exigencias probatorias que las que las autoridades españolas están solicitando. Esto se debe a que ;
  3. El procedimiento en España requiere tras esta certificación ser avalado por un notario, que dará fe pública y levantará acta de notoriedad que será enviada a la Dirección General de Registros y del Notariado, dependiente del Ministerio de Justicia, que es quien finalmente toma la decisión de conceder o denegar la nacionalidad. En Portugal, sin embargo, el certificado sefardí es directamente enviado al Ministerio de Justicia que decidirá sobre la concesión o denegación. Esto nos lleva a destacar también que;
  4. El procedimiento en España requiere que el/los solicitantes se personen en España para levantar acta ante notario. En Portugal no será necesario y podrá tramitarse vía consular.
  5. En España y salvo que el país sea hispano-hablante como lengua oficial, se requiere examen de idiomas y de conocimientos culturales. En Portugal no existe este requisito.
  6. Los precios de los procedimientos distan mucho donde las tasas por los certificados son mucho más elevadas en Portugal. Por hacerse una idea el precio del Certificado de origen sefardí portugués ronda los 500 € cuando en España el que emite la FCJE son 60€ y la tasa al gobierno portugués es de 250€ cuando en España es de 100€.
  7. La otra gran diferencia es que la Ley española tiene como fecha límite para presentar la solicitud en la plataforma digital el 1 de octubre de 2019, el decreto portugués no tiene fecha de vencimiento.

Judíos sefardíes sin nacionalidad española: conviértete en un español más

Habiendo mencionado las principales diferencias no nos atrevemos a decantarnos por una u otra. Aquí el tratamiento debe ser personalizado en función de las necesidades y características del cliente. Sin duda la gran ventaja de la ley portuguesa es que no requiere personarse en Portugal, exigiendo, eso sí, unas tasas mucho más altas que las Españolas, donde ese precio inferior se ve compensado con la necesidad de los gastos de viaje a España. Los requisitos en España no suelen ser tan duros como las exigencias demandadas por las Comunidades rabínicas de Oporto y Lisboa. En España, si se cuenta con una buena red de notarios que conozcan el procedimiento y acrediten los certificados y estudios genealógicos se tiene gran parte del camino hecho,y, desde Nacionalidad Española para sefardíes podemos asegurar que contamos con ello. Igualmente asesoramos y preparamos los expedientes portugueses con conocimiento de las exigencias requeridas, por lo que las oportunidades de éxito son realmente altas.

Esperamos que la información os haya resultado de interés y por supuesto, no duden consultar con nuestros expertos para un mejor entendimiento.

Saludos cordiales,

 

Nacionalidad Española para Sefardíes

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies